• Diccionario de datos y notas técnicas

  • Volver

DICCIONARIO DE DATOS Y NOTAS TÉCNICAS

Por Fidel Mingorance [1] y Juan Manuel Pizarro [2]

 

LAS FOSAS

Las fosas nos permiten estimar el rango mínimo de la desaparición forzada en Andalucía.

Todas las fosas que figuran en el repositorio son enterramientos clandestinos, ilegales o irregulares de víctimas de la represión fascista en Andalucía, realizados durante el periodo comprendido entre 1936 y 1951. Los enterramientos, tanto colectivos (fosas comunes o fosas colectivas) como individuales, atendieron a distintas modalidades y características que impusieron los victimarios, siempre siguiendo una estrategia premeditada y orquestada de hacer desaparecer a las víctimas.

ESTADO DE LAS FOSAS

Según su estado de conservación y las intervenciones realizadas, se han categorizado las fosas como:

FOSA NO EXHUMADA. No se ha realizado ninguna intervención en la fosa aunque esta esté localizada.

FOSA EXHUMADA CON METODOLOGÍA CIENTÍFICA. La fosa ha sido intervenida por un equipo profesional de arqueólogos, historiadores y antropólogos, aplicándose las distintas fases de estudio histórico, localización, exhumación, análisis antropológico individualizado en laboratorio, conservación y protección para preservar los restos óseos, análisis de ADN e Informe final como lógica contribución a la historia de la represión franquista.

FOSA EXHUMADA SIN METODOLOGÍA CIENTÍFICA. La fosa intervenida ha sido exhumada sin ningún método científico y sin ninguna intención de individualizar ni identificar los restos óseos encontrados. Esto ha ocurrido la mayoría de las veces cuando se han hecho obras en los cementerios o cuando estos han sido abandonados y reemplazados por uno nuevo. En el mejor de los casos, los restos de los desaparecidos han acabado en un osario común.

FOSA EXHUMADA POR FAMILIARES. Aunque constituyen un número muy reducido de las fosas localizadas, tanto en la posguerra como sobre todo en la década de los ochenta, familiares de víctimas que sabían donde se hallaban exhumaron sus restos y les dieron un entierro digno.

FOSA PARCIALMENTE EXHUMADA. La fosa ha sido intervenida pero no en su totalidad por diferentes motivos: por falta de financiación o desidia de la Administración, porque parte de ella se halla bajo una crujía de nichos o fue destruída y desaparecida, o porque aún conociéndose con más o menos certeza su localización y el número de víctimas que contiene, no ha podido ser hallada en el momento de la intervención.

FOSA INTERVENIDA CON RESULTADO NEGATIVO. La fosa ha sido intervenida con metodología científica pero no se han podido hallar los restos de las víctimas. Esto ha ocurrido principalmente por error en la localización por parte del informante debido al tiempo transcurrido desde que ocurrieron los hechos, o porque la fosa hubiese sido desaparecida con anterioridad.

FOSA EN FASE DE INTERVENCIÓN. La fosa está siendo intervenida en la actualidad con metodología científica.

FOSA EDIFICADA. La fosa ha recibido tal tratamiento que podemos considerar a las víctimas arrojadas a ellas como doblemente desaparecidas. Sobre estas fosas se han construido crujías de nichos, carreteras, parques, viviendas y muchos otros elementos urbanísticos. Son fosas en las que seguramente nunca se vaya a intervenir y por tanto adquieren también la característica de desaparecidas.

FOSA DESAPARECIDA. Muchas de estas fosas participan de los parámetros que definen a las fosas edificadas y se describen en el repositorio con ambos valores. Incluimos también aquí aquellas fosas de las que se conoce su existencia pero que no ha sido posible localizarlas con exactitud por diversos motivos.

FOSA DIGNIFICADA. La fosa, haya sido exhumada o no, ha sido honrada y señalizada con algún elemento monumental por parte de colectivos memorialistas o administraciones locales.

FOSA TRASLADADA AL VALLE DE CUELGAMUROS. Se trata de las fosas que fueron exhumadas para trasladarlas desde Andalucía al Valle de Cuelgamuros entre los años 1959 y 1975, donde fueron inhumadas de nuevo.

UBICACIÓN DE LAS FOSAS

Con muy pocas excepciones, en la Cartografía de la desaparición forzada de Andalucía se ubican todas y cada una de las fosas repertoriadas en el repositorio. Cada fosa tiene asignada su correspondiente par de coordenadas geográficas.  De ahí que no se localicen aquellos lugares dónde hay fosas sino cada una de las fosas individualmente, al contrario que en el oficial Mapa de Fosas de Andalucía (MFA) donde agrupan numerosas fosas en un solo lugar. Así, por ejemplo, mientras que en el MFA representan en un lugar (un único par de coordenadas) las 4 fosas del antiguo cementerio de la Puebla de Guzmán (Huelva), en nuestro cartografiado figuran las 4 fosas.

Entre las excepciones, como por ejemplo las fosas de los patios 3 y 6 del cementerio de San José de Cádiz, se ha optado por representar agrupaciones de varias fosas colectivas e individuales con un solo par de coordenadas, debido fundamentalmente a temas de legibilidad (densidad de fosas y escalas de mapeo utilizadas), dejando abierta la posibilidad de individualizar estas fosas en mapas de mayor detalle.

La entidad cartográfica más utilizada para representar las fosas en nuestro cartografiado es el punto. Cada uno de esos puntos en el mapa representan la ubicación exacta, aproximada, representativa o aleatoria de cada una de las fosas, dependiendo de las fuentes utilizadas.

FUENTE DE LAS COORDENADAS DE LAS FOSAS

Para conocer más sobre las fuentes utilizadas de las coordenadas de todas las fosas puede llerse el texto Buscando las coordenadas, publicado por Fidel Mingorance en Geoactivismo.org

[1] Geoactivista y geógrafo. Hace parte del colectivo Human Rights Everywhere (HREV) y coordina Geoactivismo.org. Dentro de DFA analiza datos y elabora las cartografías.
[2] Bibliotecario y documentalista en la Casa de la Memoria La Sauceda (Jimena de la Frontera). Miembro del Foro por la Memoria del Campo de Gibraltar.